El río Amazonas pasa por tu habitación

img1.jpg

El año que está a punto de caernos encima va a servir también para conmemorar el V Centenario del nacimiento en Trujillo de Francisco de Orellana (1511-1546), el descubridor del río Amazonas y uno de los mayores aventureros de la historia del reino de España.

 

Tenía sólo 16 años cuando Orellana decide embarcarse hacia los nuevos mundos. Con sus primos Francisco, Juan, Hernando y Gonzalo Pizarro participa en las conquistas de Lima, Cuzco, Puerto Viejo y Trujillo, para fundar en 1538 la ciudad de Santiago de Guayaquil.

 

Pero ha pasado a la historia por una de sus expediciones, en la que, al borde de la desesperación, lo enmarañado de las espesas selvas, los ataques de los indios, las picaduras de insectos y las mordeduras de serpientes venenosas, le llevaron a adelantarse con unos pocos hombres en dos barcazas a través de los ríos Napo y del Coca. Perseguidos por las tribus que poblaban aquellas zonas, desde los aucas y los jíbaros hasta los omaguas, y sorprendidos por unas exuberantes guerreras que disparaban flechas envenenadas -las amazonas con las que Orellana bautizaría al mayor río del mundo- llegaron exhaustos, el 26 de agosto de 1542, a su desembocadura.

 

Ahora, aquella casa de hijosdalgos aposentos, con su torre de almenada, con arco apuntado en la portada bajo los diez roeles del escudo de los Orellana, donde nació y se crió, es un hotelito encantador, lujoso y discreto. Se llama La Casa de Orellana y está situado en el barrio noble de la villa medieval de Trujillo, junto a la iglesia de Santa María la Mayor de la Asunción.


hab9.jpg

El hotel cuenta únicamente con cinco habitaciones: la de Francisco de Orellana, la Torre de Don Gonzalo -el más temerario y rebelde de los Pizarro-, la de Fray Gaspar de Carvajal -el capellán, también tripulante de la expedición, quien relató los pormenores del descubrimiento y descenso del Amazonas desde su inicio a su desembocadura en su célebre Relacción del nuevo descubrimiento del famoso río Grande de las Amazonas que descubrió por muy gran ventura el capitán Francisco de Orellana-, la de Cosme de Chaves -padrastro de Orellana-, y la de Ana de Ayala -con la que contrajo matrimonio en la sevillana iglesia de la Macarena el 24 de Noviembre de 1544-.

 

Aún se escuchan por el zaguán de entrada el eco de unas pisadas, jóvenes y apresuradas, que nos llegan directamente desde los primeros años del siglo XVI. Esto es Trujillo. Y ésta, la casa donde nació y creció Francisco de Orellana.


Buenas noches.

 

Hotel Casa de Orellana
Calle de las Palomas, 5-7. 10200 Trujillo (Cáceres).
Tel: (+34) 927 65 92 65
Mov: (+34) 696 70 02 25
Fax : (+34) 927 32 34 63
www.casadeorellana.com


| Comentarios | TrackBacks

No hay TrackBacks

URL del TrackBack: http://blogs.hellovisitspain.com/mt/mt-tb.cgi/134

Deja un comentario

Publicidad

Publicidad

© 2000-2008, HOLA S.A., Madrid – Miguel Ángel, 1 – 28010 – Madrid (España)