A la última y a la penúltima: Resultados de la búsqueda

Resultados etiquetados como “restaurantes”

En el santo suelo. O entre cojines. O tumbado a la romana sobre un canapé. En algunos restaurantes de Madrid puedes olvidarte de las sillas y comer en el mismo suelo. Resulta sorprendente, distinto, divertido. Aunque a veces algo incómodo si no cambias de cuando en cuando de postura.


Y no estamos hablando de cualquier sitio. Algunos son restaurantes a la última. De lo más cool. Puro diseño. Aunque tengas que comer, literalmente, tirado por los suelos.


En pleno barrio de Malasaña se halla el restaurante Ojalá (San Andrés, 1; tel. 91 523 27 47) de sorprendente decoración bañada por una cálida iluminación que colorea las paredes de ladrillo visto. Pero más peculiar resulta el sótano que se abre como una pequeña playa subterránea, con luces tenues y arena cubriendo el suelo. Mesas bajas y cojines son el único mobiliario.


mezklun2.jpg

En Mezklum (Príncipe, 16; tel. 915 21 89 11 y 915 228 665) local de diseño absoluto, la carta no se acaba en los platos. Puedes elegir entre cenar echado o sentado. Bien en mesa o bien de forma más desenfadada, en pareja o en grupo, desde cómodas camas. Líneas puras, una carta sorprendente, imaginativos cócteles, mucha diversión y espacios reservados completan la mezcla.


ene2.jpg

En pleno centro de Madrid, Ene (Nuncio, 19; tel. 91 366 25 91), es mucho más que un restaurante. Además de ser un bar de copas de inspiración japonesa, en él pueden degustar platos orientales cómodamente tumbados en un tatami, mientras se escucha a DJ's del todo mundo en directo. También se puede comer o cenar a base de raciones, verdaderos bocados de alta cocina, o a la carta.


Pero son los árabes los que aún siguen desde el mismo suelo degustando la maravillosa cocina del desierto. Al-Jaima (Barbieri, 1; tel. 91 523 11 42) es un restaurante de cocina marroquí situado en el barrio de Chueca, con una decoración al estilo beduino y dos salones. En uno de ellos se puede comer sentado sobre las alfombras a la usanza de los habitantes del desierto. En un ambiente muy tranquilo y acogedor, que te traslada a otro ritmo y otras formas de vida. Unas grandes bandejas de cobre labrado que cubren antiguas tinajas conforman las peculiares mesas. Una enorme alfombra cubre el suelo, y sobre ella, infinidad de cojines de variopintos tamaños, formas y colores ayudan al comensal a estar más cómodo.


Arabia (Piamonte, 12; tel. 91 532 53 21) es un delicioso restaurante, cuidado y divertido, en el que elaboran un cuscús libio en el que a las variadas verduras añaden dátiles, piñones y pasas. En él se puede comer a lo occidental, esto es, en una sillla y en una mesa como dios manda, o bien en mullidos cojines sobre el suelo.


Aunque si tienes pensado invitar a tu abuela a comer o a cenar, mejor piensa en otras opciones menos agresivas para su artrosis.

Puede ser, aunque algo caro, un regalo inolvidable. Una noche en el hotel Atrio. Es el primer cinco estrellas dentro de la Ciudad Monumental de Cáceres. Y está a punto de abrir. Es cuestión de muy pocos días. El hotel ya acepta las primeras reservas para el puente de diciembre. Y, salvo imprevistos, los primeros clientes estrenarán el establecimiento la próxima semana.

 

El edificio, imaginativa y respetuosamente restaurado, es mitad palacio, mitad casa fortificada. Pero incrustado en la plaza de San Mateo desde hace siglos, participa de la incomparable belleza de esa amalgama de la arquitectura almohade, gótica, renacentista y colonial que es el Cáceres intramuros.

 

atrionoche.jpg

El signo distintivo es el lujo, tanto en el hotel -nueve habitaciones y cinco suites- como en el nuevo restaurante, que continúa entre los más selectos de España con sus dos estrellas Michelín. No en vano pertenece a la cadena Relaix&Chateaux.

 

Y los precios están, claro, en consonancia. Pasar una noche en una de las habitaciones costará entre 250 y 390 euros, aunque si preferimos una de las suites habrá que pagar entre 410 y 700 euros.

 

Con esta apertura, el restaurante Atrio se trasladará desde su actual ubicación en la avenida de España hasta la plaza de san Mateo. Esta mudanza no implicará el cierre del histórico local, que permanecerá en el mismo lugar. Eso sí, las propuestas de uno y otro serán diferentes. El del hotel seguirá la línea más innovadora y exclusiva que tantos éxitos ha reportado a sus propietarios, y el precio del menú oscilará entre los 89 y los 109 euros. Mientras, el restaurante de la avenida de España pasará a especializarse en la gastronomía más tradicional y su carta incluirá platos con un toque histórico. Comer en él será más asequible, entre 35 y 40 euros por comensal.

 

Los primeros clientes vivirán el privilegio de transitar, literalmente, por el atrio, desde la cripta lenticular de la bodega hasta la pérgola. Ya no sólo nos embelesarán las propuestas de la mesa de Jose y Toño. Ahora nos parece escuchar un nuevo latido en el  viejo corazón de la ciudad de Cáceres.

 

Hotel Atrio

http://www.restauranteatrio.com/hotel/hotel.html

Restaurante Atrio

http://www.restauranteatrio.com

Relais & Châteaux

http://www.relaischateaux.com/es

Este mismo viernes comienza. Y durará hasta fin de mes. Madrid Restaurant Week nos vuelve a ofrecer, por tercer año consecutivo, la posibilidad de descubrir nuevos restaurantes y disfrutar, por muy poco dinero, de algunas de sus más exclusivas creaciones.


sula.jpgComo ya ocurre en otras ciudades del mundo, como Nueva York, Río de Janeiro, Londres o Lisboa, durante unos días algunos de los mejores restauradores de la ciudad en la que se celebra el Restaurant Week ofrecen un menú especial a un precio fijo y asequible.

Este año, como novedad, participan también los restaurantes del llamado Paseo de la Gastronomía de la Casa de Campo, que se unen a los ya clásicos como Europa Decó, El Chaflán, East 47, Balzac, Arce, Dassa Bassa, Lágrimas Negras, El Cenador de Salvador, Alboroque, La Broche... Así hasta 50.

Platos de chefs consagrados a 25 euros (aunque sin incluir las bebidas). Como para dejarse escapar la oportunidad. Sólo tienes que consultar la lista y llamar para reservar mesa.

En un pdf adjunto se incluyen los menús. Su sola lectura te hace activar todo el mecanismo de las papilas gustativas.

Te costará más decidirte que pagar la cuenta.

Más información
Madrid Restaurant Week

Datos de interés
Precio del menú Madrid Restaurant Week: 24 € + 1 € para una ONG.
Menús de Madrid Restaurant Week

En la foto, el restaurante Sula.

Al lado de Ópera, justo en la esquina de la calle de la Independencia con la calle de la Amnistía, asoma tímidamente un pequeño restaurante de diseño constructivista que propone una apuesta singular y atractiva basada en dos de los pilares de la gastronomía eslava: los blinis y el vodka. Se llama 1917.

 

19172.jpg

Un blini es una tortita fina, una especie de crêpe muy habitual en la cocina eslava. Se elabora con harina, huevos, leche y levadura, y puede comerse cocida en el horno o frita, con o sin relleno alguno. Los blinis sirven como base para diferentes tipos de pescados ahumados, como el salmón, el arenque, la trucha o esturión; o bien con nata agria (crème fraîche) y huevas de pescado. Deben acompañarse con vodka, champaña o cava, o vino blanco, bien fríos.

 

Y el vodka, bueno, creo que no necesita mayor explicación. Aquí nos encontramos con una carta con más de 55 marcas, entre las que destacan algunas tan peculiares como el Zubrówka, aromatizado con la hierba del bisonte. (Glups). La lista es verdaderamente extensa y los hay de todas las procedencias: de Rusia, Polonia, Suecia, Finlandia, Islandia e incluso Nueva Zelanda. Siempre servido en shots helados.

 

191722.jpg

Y aunque son los blinis la especialidad de la casa, también se pueden saborear ensaladas de arenque y remolacha, sopa borscht, un excelente steak tartare y otras novedades fuera de carta. Una curiosa cocina de inspiración rusa-báltica-escandinava, ambientada con luces tenues, cortinas de terciopelo rojo y techos dorados, como si hubiéramos dejado atrás el lujo zarista para adaptarnos a los tiempos modernos en un ambiente revolucionario. Estamos en 1917.

 

Al lado de Ópera, justo en la esquina de la calle de la Independencia con la calle de la Amnistía, asoma tímidamente un pequeño restaurante en el que acaban de entrar Varvara Fiódorovna Stepánova y Aleksandr Ródchenko. Comparten apartamento y andan inventando un arte nuevo.

 

1917
Calle de la Independencia 1, esq. con Amnistía. 28013 Madrid.
Metro: Ópera

Tel: (+34) 91 142 98 00 

Web: http://www.bar1917.com/inicio

Dejarlo todo, largarse, buscar un buen lugar, inaccesible y perdido, y dedicarse a pastorear unas cabras. En el bolsillo de la zamarra, una navaja y una edición bilingüe de las Geórgicas de Virgilio. La verdad es que estoy exagerando. (Aunque bien pensado...)

 

Pero no. No es necesario tomar una decisión tan radical y absurda. Algunos alojamientos rurales ofrecen actividades y experiencias turísticas cada vez más diferentes. En uno de ellos nos podemos convertir en pastor de cabras por un día.

 

ramatcabres1.jpg

La Fornal dels Ferrers es un estupendo hotelito rural de apenas cuatro habitaciones. Pero qué habitaciones: camas de matrimonio de látex con cinco puntos de confort y baños completos con bañera y cabina de ducha. Ah, y un surtido de amenities Relais du Silence. Todo en una antigua herrería de pueblo ampurdanesa del siglo diecinueve. Tienen además un espacio jacuzzi privado, una alberca-piscina y una cafetería con una gran chimenea. Y su restaurante La Fornal es absolutamente recomendable. Cómodo, coqueto y cálido. Con una sabrosa carta de exquisitos entrantes y elaborados platos principales.

 

Pero a lo que vamos. Se nos ofrece también desde este hotel rural ubicado en el pueblecito de Terrades del Alt Empordà, que no llega a los doscientos habitantes y que está a apenas 11 kilómetros de Figueres, la posibilidad de pastorear un rebaño de cabras. Tan solo tenemos que acercarnos al cercano pueblecito de Cistella.

 

A la caída de la tarde, cuando se pone el sol, es cuando sale el rebaño. Y en compañía Marta, cabrera de Cistella (y licenciada en Bellas Artes, aunque lo más importante es lo primero), iniciamos la andadura con más de un centenar de cabras. Las llevamos a pacer durante casi dos horas, bajo los nítidos cielos del Alt Empordà, con Greta, su perra pastora, como insustituible directora de operaciones. El pastoreo acaba con la vuelta a la masía, un resopón de pan y el picoteo de quesos elaborados con la leche de estas mismas cabras.

 

Queda entonces el silencio de la noche deliciosamente perturbado por los ruidos del campo y por la charla que se alarga en torno a la enorme mesa de madera, adelgazándose a medida que avanzan las horas. Es tarde. Nos vamos ya. En una esquina de la mesa dejamos olvidado el ejemplar de las Geórgicas.

 

LA FORNAL DELS FERRERS

Restaurante y Hotel (4 habitaciones tematizadas + spa privado)

Major, 31. 17731 Terrades (Alt Empordà, Girona)

Tel. +34 972 56 90 95

Web: http://www.lafornal.com

En la zona de Conde Duque, en Madrid, justo en la calle del Limón, 12 , ha abierto hace tan sólo un par de meses una pequeña taberna-bar-restaurante, perfecta para tapear o cenar en buena y relajada compañía. Se llama Miss Limones (así, con dos eses). La propietaria, Mabel, es también la excelente cocinera de este rincón para el vino y el tapeo con firma de autora. Es lo que ella llama un restobar.

 

misslim1.jpg

El bar no es muy grande, pero está concebido de tal forma que resulta diáfano, informal, con predominio del blanco y negro. La carta es breve, apenas media docena de platos. Una burrata al tartufo, unas alcachofas a la romana, una carrillada de ibérico... A la que acompaña una estupenda carta de vinos elegida por la sumiller Cristina Alcalá... Ah, y no hay que perderse los mejillones de roca a la crema.

 

¿A qué hora quedamos?


Miss Limones
Calle del Limón, 12.
Reserva: 91 542 77 99.
Horario: de martes a jueves, de 18 a 24h.; de viernes a sábado de 13 a 02h.; y los domingos de 13 a 20h.

La cocina está abierta de manera ininterrumpida.

A oscuras. Totalmente. Sin ver nada. Y con camareros ciegos. Disfrutando, a pesar de cierta inseguridad y nerviosismo, de los olores y los sabores de una manera primigenia, absoluta. Sin que nada medie entre nosotros y nuestras sensaciones.

 

negro.jpg

Dans Le Noir? es una cadena ya establecida en Londres, París y Nueva York que ahora abre en Barcelona. Son restaurantes en los que comes a oscuras, no con luz tenue, sino realmente a oscuras, sumergido en un negro total.

 

Dicen que es un nuevo experimento de sabores y de sentidos. Una nueva forma de disfrutar de la comida y el vino en la más completa oscuridad. Sin la vista, los demás sentidos ofrecen nuevas sensaciones y emociones. El hecho de ocultar el más predominante,  nos hace cuestionarlo todo. Verlo de otra forma. No verlo.

 

Es también un lugar dedicado al vino y a los quesos donde disfrutar de descubrimientos y sorpresas. Asesorado por el sumiller, se pueden realizar verdaderas catas a ciegas: a oscuras.

 

El restaurante tiene un comedor preparado para recibir de 50 a 60 personas en completa oscuridad. Un pasillo sin nada de luz permite la transición hacia el comedor. El personal invidente atiende a los clientes después de haberlos acomodado en su sitio.

 

Vamos, un sitio ideal para una cita a ciegas.

 

Restaurante Dans Le Noir?

Paseo Picasso, 10. 08003 Barcelona.

Tel: +34 93 268 70 17.

http://www.danslenoir.com/esp/

Hola. Pues a mí me vas a traer unas verduras a la plancha con queso de cabra y aceite de trufa, un pollo al curry thailandés, dos sillas y otra lámpara como aquella.

 

lamucca_737168.jpgLamucca es un restaurante situado en una placita que hay en la calle del Pez, en Madrid. Cuenta con una carta variada y dinámica, así como originales y sencillos platos de tapeo. Pero además puedes comprar (casi) todo su mobiliario y decoración: los platos, las sillas, los cubiertos, las mesas...

 

Tienen una zona para la barra, otra donde sentarse a tomar algo, mesas para comer o cenar y otro apartado donde poder tomar una copa con música. Durante los meses de buen tiempo también tienen terraza.

 

Ensaladas, originales pizzas, sopas exóticas, pastas, pescados y carnes conforman una ecléctica carta que  se aviene a la perfección con el aire entre industrial y de anticuario de su decoración.

 

Y aquella mesa nos vendría que ni pintada.

 

Lamucca

Plaza de Carlos Cambronero 4, esquina con la calle del Pez.

Tel. 91 521 0000.

Todos los días de 13,30 a 16 y de 20,30 a 24 h.

www.lamucca.es
1

© 2000-2008, HOLA S.A., Madrid – Miguel Ángel, 1 – 28010 – Madrid (España)