A la última y a la penúltima: Resultados de la búsqueda

Resultados etiquetados como “madrid”

A menos que seas vegetariano, contemplar el mostrador de tal vez la mejor carnicería de Madrid resulta siempre una completa gozada. Ternera, buey, cerdo ibérico y cordero se muestran sobre los aparadores en todo su esplendor. Las piezas son magníficas.


2B.jpg

Estamos hablando de Raza Nostra, un establecimiento especializado en carnes frescas ubicado en el Mercado de Chamartín. Tienen tanto las mejores carnes españolas como las internacionales. Incluso, aunque a un precio exorbitante, la auténtica carne de buey, de wagyu, más conocida como buey de kobe.

Pero destaca por tener todas las razas autóctonas españolas. Aquí venden incluso las menos frecuentes, como la Carne de Buey de Raza Rubia Gallega -que es la carne española más cara-, la Carne de Retinto de Extremadura o la Carne Morucha de Salamanca, entre otras. Tienen también otras más habituales, como la Ternera Blanca de Ávila o la Carne de la Sierra del Guadarrama, en sus variedades Avileña, Charolesa y Limusina.


3B.jpg

Además, en el mismo establecimiento está Hamburguesanostra, donde tienen más de 30 tipos de hamburguesa diferentes, cuyas recetas han sido elaboradas por el chef Juan Pozuelo. Son verdaderas hamburguesas de autor divididas en tres categorías: gourmet, classic y economic.

Entre las gourmets destacan la Americana (carne de vaca gallega y una pizca de tocino ibérico), la Juan Pozuelo (ternera de la sierra de Guadarrama con cebolla pochada, trufa y pistacho), la Japonesa (con wasabi en polvo) o la 4 Quesos (ternera con idiazabal, picón tresviso, tronchón de cabra y manchego curado).


En las categorías classic y economic tienen otras variedades como la Mexicana (con frijoles y chiles), la de Hamburgo (con pepinillos y mostaza), la de Soja (con brotes de soja y tofu), la Exótica (con pasas, piña y curry), la India (con cardamomo, canela, cúrcuma y azafrán) o la Moruna (de carne de magro de cerdo duroc con patata cocida, pimentón, orégano y cúrcuma).


Porque ir al mercado sin prisas siempre es una delicia.


Mercado de Chamartín
Puestos 34-35-36-37
Bolivia, 9 - 28016 Madrid.
Tel. + 34 91 457 1541
Web: www.razanostra.com

En el santo suelo. O entre cojines. O tumbado a la romana sobre un canapé. En algunos restaurantes de Madrid puedes olvidarte de las sillas y comer en el mismo suelo. Resulta sorprendente, distinto, divertido. Aunque a veces algo incómodo si no cambias de cuando en cuando de postura.


Y no estamos hablando de cualquier sitio. Algunos son restaurantes a la última. De lo más cool. Puro diseño. Aunque tengas que comer, literalmente, tirado por los suelos.


En pleno barrio de Malasaña se halla el restaurante Ojalá (San Andrés, 1; tel. 91 523 27 47) de sorprendente decoración bañada por una cálida iluminación que colorea las paredes de ladrillo visto. Pero más peculiar resulta el sótano que se abre como una pequeña playa subterránea, con luces tenues y arena cubriendo el suelo. Mesas bajas y cojines son el único mobiliario.


mezklun2.jpg

En Mezklum (Príncipe, 16; tel. 915 21 89 11 y 915 228 665) local de diseño absoluto, la carta no se acaba en los platos. Puedes elegir entre cenar echado o sentado. Bien en mesa o bien de forma más desenfadada, en pareja o en grupo, desde cómodas camas. Líneas puras, una carta sorprendente, imaginativos cócteles, mucha diversión y espacios reservados completan la mezcla.


ene2.jpg

En pleno centro de Madrid, Ene (Nuncio, 19; tel. 91 366 25 91), es mucho más que un restaurante. Además de ser un bar de copas de inspiración japonesa, en él pueden degustar platos orientales cómodamente tumbados en un tatami, mientras se escucha a DJ's del todo mundo en directo. También se puede comer o cenar a base de raciones, verdaderos bocados de alta cocina, o a la carta.


Pero son los árabes los que aún siguen desde el mismo suelo degustando la maravillosa cocina del desierto. Al-Jaima (Barbieri, 1; tel. 91 523 11 42) es un restaurante de cocina marroquí situado en el barrio de Chueca, con una decoración al estilo beduino y dos salones. En uno de ellos se puede comer sentado sobre las alfombras a la usanza de los habitantes del desierto. En un ambiente muy tranquilo y acogedor, que te traslada a otro ritmo y otras formas de vida. Unas grandes bandejas de cobre labrado que cubren antiguas tinajas conforman las peculiares mesas. Una enorme alfombra cubre el suelo, y sobre ella, infinidad de cojines de variopintos tamaños, formas y colores ayudan al comensal a estar más cómodo.


Arabia (Piamonte, 12; tel. 91 532 53 21) es un delicioso restaurante, cuidado y divertido, en el que elaboran un cuscús libio en el que a las variadas verduras añaden dátiles, piñones y pasas. En él se puede comer a lo occidental, esto es, en una sillla y en una mesa como dios manda, o bien en mullidos cojines sobre el suelo.


Aunque si tienes pensado invitar a tu abuela a comer o a cenar, mejor piensa en otras opciones menos agresivas para su artrosis.

dadadasB.jpg

O como anuncian desde los talleres infantiles de la Fundación Carlos de Amberes de Madrid, una Disparatada Navidadá.

Coincidiendo con las vacaciones, los críos, previa inscripción, pueden pasar unos ratos estupendos. Si tienen entre 5 a 12 años, los últimos días de diciembre y los primeros de enero, tendrán la oportunidad de jugar y crear sus propias obras. Utilizar un teléfono escacharrado, fabricar adornos disparatados, diseñar tarjetas navideñas con pop ups, construir un árbol en el que colgar deseos... Siempre con un toque dada.

Estos talleres han sido preparados como complemento a la exposición "Je suis dada", en la que veintiséis diseñadores contemporáneos de Flandes proponen nuevas normas y nuevos valores en los que haya espacio para el juego y la creatividad.

La escenografía de la exposición tiene como objetivo recrear un entorno surrealista en el que nada es lo que parece. Unos cuervos, que evocan las películas de Hitchcock, vigilan al visitante, mientras el espacio blanco remite a un mundo onírico y las cortinas invitan al espectador a descubrir lo que hay detrás.

Tanto el dadaísmo como el surrealismo desafiaron el orden establecido. Hoy sólo lo hacen los niños.

Disparatada Navidadá!
Talleres infantiles.
Horarios: De 10,00 h. a 14,00 h.
Edades: Niños de 5 a 12 años, distribuidos por edades.

"Je suis dada"
Fundación Carlos de Amberes
C/ Claudio Coello, 99.
Hasta el 6 de febrero de 2011
Web: www.fcamberes.org



No creo que las monjas del monasterio de las Descalzas Reales de Madrid conozcan la canción de Led Zeppelin, pero de lo que sí deben estar orgullosas es de la prodigiosa y magnífica escalera de su convento. Un año después de haber comenzado los trabajos de restauración de las pinturas de su escalera principal los murales pueden disfrutarse ya, resucitados y plenos de color. Estamos, sin duda, en uno de los rincones con más magia de la capital española.

 

A dos minutos de Sol, a uno de Callao y a medio de Preciados, el monasterio de las Descalzas Reales ha sabido perdurar a través de los siglos como un raro oasis de paz. Clavado en el corazón del Madrid más frenético resulta un inesperado tesoro conservado milagrosamente desde el tiempo de los Austrias.


w41585_2.jpg

 Traspasar sus puertas es como volver a entrar en aquel lejano siglo. Aún hoy alberga un convento de clausura de Clarisas Franciscanas. Y eso que fue fundado en el siglo XVI por la infanta Juana, hermana del rey Felipe II, y en él ingresaron algunas mujeres de este linaje, como la emperatriz María, viuda de Maximiliano II, y su hija Margarita.

 

La comunidad eclesiástica estaba compuesta por treinta y tres religiosas en memoria de la edad a la que Cristo murió. Todas ellas debían pertenecer al linaje real o proceder de familias nobles. Mujeres cultas y poderosas, a través de las que surgió el mecenazgo artístico y unas estrechas relaciones entre la Corte y el monasterio, donde llegaron a tener residencia durante un tiempo las reinas Margarita de Austria e Isabel de Valois.


La escalera real es la pieza más espectacular del convento, con sus frescos, sus pinturas religiosas y, sobre todo, el balcón real, que muestra a la familia completa de Felipe IV. Esta escalera es un auténtico museo de pintura mural, ya que es posible observar en ella diferentes estilos de diferentes épocas.El conjunto aparece coronado por una bóveda con distintos motivos arquitectónicos cuyo techo está decorado con El rompimiento de la Gloria, obra de Claudio Coello.

 

Además, la colección artística que esconde el convento es una de las más valiosas de España. Aquí se encierran cuadros de Brueghel el Viejo, de Zurbarán, de Tiziano, de Claudio Coello, de Sánchez Coello, de Rubens...; y esculturas  de Mena, Montañés y Gregorio Fernández. Sin olvidar el magnífico salón de tapices, donde el músico Tomás Luis de Victoria compuso algunas de sus piezas mayores como maestro de la Capilla Real. La música se escapaba triunfante de los tubos del órgano para perderse escalera arriba.


A las monjas, esta escalera sí que les llevará al cielo.

 

Monasterio de las Descalzas Reales

Plaza de las Descalzas, s/n. 28013 Madrid.

Tel: 91 454 88 00.

Cierra los lunes.

Amarjargal, Munkhtuya, Otgonbayar, Gantsetseg. Así se llaman las cuatro jóvenes que forman la Manduhai Troupe. Vienen desde Mongolia y presentan un increíble número. Cuatro cuerpos sinuosos y de una flexiblilidad increíble que se mueven en el espacio dibujando figuras imposibles que nos recuerdan a las antiguas tradiciones artísticas orientales. Debe ser tan dificil hacer lo que ellas hacen como pronunciar bien sus nombres.


Mongolas---Vuelve-al-Price-.jpg

Madrid se ha convertido en una ciudad donde la imaginación no tiene límites. Pero si estos días te acercas al Price descubrirás lo lejos que pueden quedar esas fronteras. Hay seres que desafían la gravedad, hombres voladores, chicas que se doblan hasta extremos imposibles, caballos que bailan... La magia, extraña e ilusionante, del circo vuelve por Navidad.

 

"Vuelve al Price por Navidad" es una caja de sorpresas que va abriendo, ante el público asombrado, David Larible, uno de los clowns más famosos del mundo. Podrás ver el verdaderamente impresionante número acrobático de los hermanos Peres, al cómico Cesar Dias, a las Manduhai Troupe doblándose peligrosamente, a los Puzanovi Troupe haciendo un séxtuple salto mortal desde la báscula, a Jacobo Espina bailando a caballo, a Felipe Mejías haciendo arte con arena, a Úrsula Naike y su increíble número de hula-hop, a Bianca Montico desde el trapecio y a los hermanos Álvarez, funambulistas y malabaristas asombrosos....

 

Atención. Suena la música de La Orquesta del Price. Empieza la función

 

TEATRO CIRCO PRICE

3 de diciembre al 9 de enero

Lunes, martes y sábados: 16:30 y 19:30 h

Viernes: 18:30 horas

Domingos: 12:00, 16:30 y 19:30 horas

 

Teatro Circo Price

Ronda de Atocha, 35

Metro: Lavapiés, Embajadores y Atocha

Tren: Embajadores y Atocha

Autobuses: 27, 34, 36, 41, 119, C

Aparcamiento exclusivo espectadores: c/ Sebastián Elcano, 25

Uno se estruja la sesera a la hora de hacer un regalo. ¿Qué compro? Y pretende ser original ¿Qué le puedo comprar? Y lo que es peor,  ¿cómo sorprender a estas alturas? Todos los años lo mismo.

 

GeneticsPhotos corta por lo sano y va al fondo de la cuestión. Plasma tu ADN en un cuadro, una escultura de cristal o una camiseta. Tu genotipo, o el de la persona que quieres, se convierte así en una obra de arte. Una obra de arte que (no podía ser de otra manera) es única, irrepetible. Esta vez tu regalo sí que será personal. Y tan bello como tu código genético.


slide-01-esp2.jpg

Tienen diversas formas de hacerlo. O bien con un G-Portrait de diversos tamaños y colores. Y pueden ser unipersonales, de pareja o de familia incluso. (Aunque estos últimos no parecen muy aconsejables para los que tienen pendientes demandas por no querer hacerse las pruebas de paternidad).

 

O bien con un G-Chromas, diseñado artísticamente utilizando un fragmento de secuencia de ADN de uno de tus genes. Además de pequeñas figuras de cristal (G-Crystal), retratos de bebés con su perfil (G-Portrait Baby) o unas intransferibles camisetas (G-T-Shirt).

 

Si te decides, te envían a casa un estuche con un bastoncillo de algodón que tienes que frotar en el interior de tu mejilla. Lo guardas en su tubo correspondiente y lo envías a GeneticPhotos. Ellos se encargan del resto.

 

A veces te quedas mirando el cuadro, pensativo. Toda la información está ahí, aunque no acabemos de entenderla del todo.

 

GeneticPhotos

Teléfono +34 692 635 123

Web: www.geneticphotos.com

Email info@geneticphotos.com

Prácticamente adicta. A las gominolas, al regaliz, a las nubes, a los toffes, a los caramelos... Por no hablar del chocolate y los bombones. Intentas evitarlo pero, en el fondo, lo que más te gustaría es vivir en la Fábrica de Chocolate del señor Wonka.

 

c_Sin-titulo-1.jpg

Últimamente, las humildes gominolas y el clásico regaliz se han sofisticado hasta extremos aún más deliciosos. Ahora, como los muebles, son de diseño y vienen de Suecia. Llevan los suecos devorando golosinas y chocolates más de cien años. Es el país que más consume por habitante. Así que han llegado a convertirlas en una verdadera experiencia, en la que los sabores, los colores, las formas y las texturas cambian, juegan, sorprenden y hacen instantáneamente felices a quienes las prueban.


Desde el brumoso norte han llegado a España y ya ocupan algunas de las tiendas más glamurosas de la capital. En Nuñez de Balboa 28 está la más conocida: Oomuombo. También han abierto en Alcalá, 129 y en Fuencarral, 27. Y más recientemente en Alcalá de Henares, calle Mayor, 76. Good sweets for big children. Ese es su lema. Buenas chuches para niños grandes. (Que es lo que en el fondo somos). Placer, diversión y calidad. Disfruta de sus gominolas ultraácidas que se vuelven dulces tras unos momentos de chupeteo, de su regalíz salado en forma de calavera, de las gelatinas de colores y de las nubes rellenas. Y todo sin conservantes ni colorantes, y muchas de ellas aptas para celiacos y diabéticos.


P1030164W.jpg

En Atocha 16 a muy pocos metros de la Puerta del Sol y de la Plaza Mayor está Pröva-Lo, una tienda de golosinas importadas, la mayoría de Suecia, aunque también las hay finlandesas y danesas. Muchos de estos dulces suecos, que en apariencia pueden recordar a las chucherías tradicionales, son verdaderas delicatessen con nuevos y sorprendentes sabores. Y están tan cuidadas que la mayoría son aptas para celiacos e intolerantes a la lactosa, sin colorantes artificiales, libres de grasas trans y que no han sido manipuladas genéticamente. Prueba los caramelos duros de arándanos o las balas de frambuesa, goma ácida de las buenas.

Sött & Salt, en Goya 113, es otra de las tiendas donde se venden golosuecas. Abrió en 2009 y desde entonces han vendidos kilos y kilos de golosinas. Este mismo año han abierto otra en Santa Engracia 43. Venden vanguardia en forma de chuchería. Y unos deliciosos ratoncitos de tutti frutti.

 

En la calle Fuencarral 133 llama la atención el colorido escaparate de Bon Bon. Están especializados en dulces de todo el mundo, no sólo suecos. Aunque también son una auténtica tentación  los toffes de Holanda o las Jelly Belly americanas con sabores tan chocantes como a palomitas, 7Up, tarta de manzana o algodón de azúcar. Tienen más de 160 tipos distintos de gominolas y caramelos.

 

Las bolsitas se suelen quedar pequeñas.


Serrano, Lagasca, Velázquez, Padilla, Juan Bravo, Claudio Coello, Don Ramón de la Cruz, Ortega y Gasset, ... Tiene su encanto recitar los nombres de las calles del barrio de Salamanca. Vienen solos unos detrás de otros. Y ya nos sentimos pasear sobre sus grises aceras. Despreocupadamente por barrio tan elegante.

 

Entre algunas de las mejores y más lujosas tiendas de todo Madrid, en el número 99 de la calle Caludio Coello se asoma tímidamente un histórico edificio. Allá por el año del señor del 1594, Carlos de Amberes, natural de esta ciudad en el Ducado de Brabante, cedió varios inmuebles para que sirvieran de albergue a los pobres y peregrinos procedentes de las diecisiete provincias de los Países Bajos que visitaban la Villa de Madrid.


Hoy, sobre el mismo solar, la Fundación Carlos de Amberes intenta mantener los vínculos históricos entre los territorios que formaron parte de la Monarquía Española durante los siglos XVI y XVII, esto es, Bélgica, Holanda, Luxemburgo y el norte de Francia.


poster_ensor.jpg

Desde el pasado 1 de octubre y hasta el próximo 8 de diciembre,  podemos descubrir en sus salas la obra de James Ensor (Ostende, Bélgica, 1860-1949), figura mayor de la vanguardia belga y precursor del dadaísmo, el expresionismo y el surrealismo. Aquí se muestra la colección completa de sus excepcionales grabados, así como una selección de pinturas y algunas máscaras de carnaval.

 

Siempre anduvo Ensor dándole vueltas a lo mismo. Ostende -su ciudad-, la religión, el carnaval, las máscaras, su propia imagen... eran sus temas más reiterados. Y a todo, siempre, le daba un tono más sarcástico que irónico.

 

James Ensor desarrolló un estilo propio, influido por Turner y por los impresionistas, pero atravesado por la tradición flamenca de El Bosco y Brueghel. Siempre resulta expresivo y su más acendrado imaginario está repleto de máscaras de carnaval, esqueletos y otros elementos grotescos y macabros.

 

Fue atrevido y experimental, y aunque se convirtió en un precursor de las vanguardias del siglo XX, siempre se mantuvo obstinadamente al margen de los movimientos de su época. La pintura era ya no sólo un vehículo de expresión de emociones, sino de agria crítica social.

 

Al salir y volver a las grises aceras del elegante barrio de Salamanca, durante unos instantes la mirada disecciona la vida en torno convirtiéndola en estampas de un macabro carnaval. Menos mal que se pasa enseguida.

 

La belleza de lo grotesco.James Ensor
Del 1 de octubre al 8 de diciembre de 2010.

Lunes cerrado.

Fundación Carlos de Amberes

Claudio Coello, 99. 28006 Madrid.

Tel: 91 435 22 01.

http://www.fcamberes.org

Póster para el Salon des Cents ©SABAM

Apabulla el Triángulo del Arte del Paseo del Prado. Renoir a un lado y los jardines impresionistas, en el Thyssen, al otro. Las colas para entrar, entre las primeras hojas caídas, se mueven con lentitud.

Pero podemos también limitarnos a disfrutar del tibio sol de la otoñada y caminar sin prisa dejando a un lado los externalizados ascensores del Reina Sofía, mientras nos desviamos y seguimos por el Paseo de la Infanta Isabel hasta llegar al cruce con la calle de Alfonso XII. Asoma en esa esquina el elegante edificio que acoge el Museo Nacional de Antropología. Al otro lado de la calle vemos El Retiro. Y dentro, Kerala y Bengala.


w20101013-63422584976415125.jpg

Hasta el próximo 30 de enero de 2011 podemos ver la exposición Kerala-Bengala: Miradas Cruzadas, que muestra en imágenes de gran formato los apabullantes contrastes de la vida en India. Su autor es el fotógrafo indio Subhrajit Basu, popularmente conocido como Bodo, que recibió el premio National Geographic en 2008.


Desde los retratos hasta el paisaje, el fotógrafo capta su entorno. Le basta lo que dura un click. Y cada imagen aparece acompañada de una historia. Historias que pretenden desvelarnos el mágico secreto de la India.


La exposición se completa con dos foto-instalaciones: India y Kumba Mela. La primera reúne unas doscientas fotografías a color que tomó Bodo durante años por todo el país. La otra instalación fotográfica proyecta un vídeo compuesto por 80 fotos a color y textos explicativos sobre la celebración del Kumba Mela, festival hinduista que atrae cada año a millones de peregrinos a Haridwar, uno de los siete lugares sagrados de la India.


Al mismo tiempo que la exposición, se celebrará un ciclo de cine hindú, y también se ha programado el taller Los colores de la India pensado para acercar al público infantil a este singular país.


Uno puede regresar a casa de vuelta por el Paseo del Prado. O mejor, aprovechando estas magníficas mañanas del otoño madrileño, internándose en El Retiro.


Kerala vs Bengala: miradas cruzadas
Fotografías de Subhrajit Basu Bodo
Hasta el 30 de enero de 2011.
Museo Nacional de Antropología
Alfonso XII, 68. 28014 Madrid.
Tel: 91 530 64 18 y 91 539 59 95.
Web: http://mnantropologia.mcu.es/index.html


Foto: Digha, oeste de Bengala © Subhrajit Basu

Este mismo viernes comienza. Y durará hasta fin de mes. Madrid Restaurant Week nos vuelve a ofrecer, por tercer año consecutivo, la posibilidad de descubrir nuevos restaurantes y disfrutar, por muy poco dinero, de algunas de sus más exclusivas creaciones.


sula.jpgComo ya ocurre en otras ciudades del mundo, como Nueva York, Río de Janeiro, Londres o Lisboa, durante unos días algunos de los mejores restauradores de la ciudad en la que se celebra el Restaurant Week ofrecen un menú especial a un precio fijo y asequible.

Este año, como novedad, participan también los restaurantes del llamado Paseo de la Gastronomía de la Casa de Campo, que se unen a los ya clásicos como Europa Decó, El Chaflán, East 47, Balzac, Arce, Dassa Bassa, Lágrimas Negras, El Cenador de Salvador, Alboroque, La Broche... Así hasta 50.

Platos de chefs consagrados a 25 euros (aunque sin incluir las bebidas). Como para dejarse escapar la oportunidad. Sólo tienes que consultar la lista y llamar para reservar mesa.

En un pdf adjunto se incluyen los menús. Su sola lectura te hace activar todo el mecanismo de las papilas gustativas.

Te costará más decidirte que pagar la cuenta.

Más información
Madrid Restaurant Week

Datos de interés
Precio del menú Madrid Restaurant Week: 24 € + 1 € para una ONG.
Menús de Madrid Restaurant Week

En la foto, el restaurante Sula.

Sales del metro, cruzas un semáforo y caminas sin prisa por una de las grises aceras del barrio de Salamanca. A la vuelta de la esquina, en la calle Castelló aparece el cuadrado edificio de la Fundación Juan March.

 

Las puertas se abren solas. A la derecha queda una sala casi en penumbra. De sus paredes cuelgan doce pequeños grabados y tres acuarelas. Nada más. Avanzas despacio mientras te acostumbras a la escasa luz y empiezas a distinguir vasos, botellas, jarras encima de una mesa.

 

cuadroGiorgioW.jpg

La Fundación ha inaugurado, aprovechando unas obras de remodelación, este nuevo espacio dedicado a presentar selectas muestras de formato reducido, con estas obritas de Giorgio Morandi, todas ellas naturalezas muertas, fechadas entre 1927 y 1962.

 

Giorgio Morandi (Bolonia, 1890-1964) era un extraordinario pintor, de carácter reservado y contemplativo, que logró mantener su arte y su vida al margen de la corriente general del siglo. Siempre respetó la artesanía y creyó en la disciplina y en la humildad del artista.

 

Parte de la iconografía del pintor boloñés son simples vasos y botellas que, colocados sobre una mesa, se convierten en los principales protagonistas de sus cuadros. Buscaba "la metafísica de los objetos más comunes" y creía en "las leyes eternas del dibujo geométrico, el fundamento de toda gran belleza y de toda profunda melancolía".

 

Son doce grabados y tres acuarelas. Cuesta llamarla "exposición". Es apenas una pequeña sala. Pero suficiente para contener un arte en calma, un silencio obstinado que se pierde sin remedio, sepultado bajo el fragor de las apoteósicas exposiciones de largas colas, inauguradas bajo los focos y consumidas con bulimia.

 

Giorgio Morandi: Tres acuarelas y doce aguafuertes

Hasta el 18 julio 2010

Fundación Juan March

Castelló, 77. Madrid
Cerrado sábados, domingos y festivos

Web: www.march.es/index.asp


Naturaleza muerta, 1930
Estampa. Calcografía. Aguafuerte


Al lado de Ópera, justo en la esquina de la calle de la Independencia con la calle de la Amnistía, asoma tímidamente un pequeño restaurante de diseño constructivista que propone una apuesta singular y atractiva basada en dos de los pilares de la gastronomía eslava: los blinis y el vodka. Se llama 1917.

 

19172.jpg

Un blini es una tortita fina, una especie de crêpe muy habitual en la cocina eslava. Se elabora con harina, huevos, leche y levadura, y puede comerse cocida en el horno o frita, con o sin relleno alguno. Los blinis sirven como base para diferentes tipos de pescados ahumados, como el salmón, el arenque, la trucha o esturión; o bien con nata agria (crème fraîche) y huevas de pescado. Deben acompañarse con vodka, champaña o cava, o vino blanco, bien fríos.

 

Y el vodka, bueno, creo que no necesita mayor explicación. Aquí nos encontramos con una carta con más de 55 marcas, entre las que destacan algunas tan peculiares como el Zubrówka, aromatizado con la hierba del bisonte. (Glups). La lista es verdaderamente extensa y los hay de todas las procedencias: de Rusia, Polonia, Suecia, Finlandia, Islandia e incluso Nueva Zelanda. Siempre servido en shots helados.

 

191722.jpg

Y aunque son los blinis la especialidad de la casa, también se pueden saborear ensaladas de arenque y remolacha, sopa borscht, un excelente steak tartare y otras novedades fuera de carta. Una curiosa cocina de inspiración rusa-báltica-escandinava, ambientada con luces tenues, cortinas de terciopelo rojo y techos dorados, como si hubiéramos dejado atrás el lujo zarista para adaptarnos a los tiempos modernos en un ambiente revolucionario. Estamos en 1917.

 

Al lado de Ópera, justo en la esquina de la calle de la Independencia con la calle de la Amnistía, asoma tímidamente un pequeño restaurante en el que acaban de entrar Varvara Fiódorovna Stepánova y Aleksandr Ródchenko. Comparten apartamento y andan inventando un arte nuevo.

 

1917
Calle de la Independencia 1, esq. con Amnistía. 28013 Madrid.
Metro: Ópera

Tel: (+34) 91 142 98 00 

Web: http://www.bar1917.com/inicio

En la zona de Conde Duque, en Madrid, justo en la calle del Limón, 12 , ha abierto hace tan sólo un par de meses una pequeña taberna-bar-restaurante, perfecta para tapear o cenar en buena y relajada compañía. Se llama Miss Limones (así, con dos eses). La propietaria, Mabel, es también la excelente cocinera de este rincón para el vino y el tapeo con firma de autora. Es lo que ella llama un restobar.

 

misslim1.jpg

El bar no es muy grande, pero está concebido de tal forma que resulta diáfano, informal, con predominio del blanco y negro. La carta es breve, apenas media docena de platos. Una burrata al tartufo, unas alcachofas a la romana, una carrillada de ibérico... A la que acompaña una estupenda carta de vinos elegida por la sumiller Cristina Alcalá... Ah, y no hay que perderse los mejillones de roca a la crema.

 

¿A qué hora quedamos?


Miss Limones
Calle del Limón, 12.
Reserva: 91 542 77 99.
Horario: de martes a jueves, de 18 a 24h.; de viernes a sábado de 13 a 02h.; y los domingos de 13 a 20h.

La cocina está abierta de manera ininterrumpida.

Pasear por una playa a primerísima hora de la mañana nos hace sentir mejor, más nuevos. Mientras las olas se obcecan sin esfuerzo y el sol, ya asomado al mostrador del amanecer, hace que entornemos los ojos. El viento nos da en la cara. Todo es magnífico: estamos estrenando el día.

 

Sin-título-1.jpg

Y a cada trecho, nos agachamos a recoger algo que nos llama la atención. Una concha, una caracola, una piedra... Hace ya mucho tiempo, en una de las playas del sur de Chile, un chico cogió una y, en cuclillas, se detuvo a limpiarla de arena y a observarla asombrado. Inició así una extraña afición que le duró toda su extraña vida y que le convirtió en un extraño coleccionista de estas extrañas formas marinas. Ese chaval era Pablo Neruda.

 

58965_cartel_amor_la_mar.jpg

Y algunas de las más singulares caracolas que recogió de las innumerables playas que bordearon su vida las podemos ver en Amor al mar. Las caracolas de Neruda, la exposición que se presenta en la Sede del Instituto Cervantes de Madrid y que muestra por primera vez gran parte de la inmensa colección de caracolas del poeta chileno.

 

Son casi cuatrocientas piezas de gran valor estético y malacológico las que se exhiben junto a una pequeña selección de libros de su biblioteca privada, que donó junto a las caracolas a la Universidad de Chile, en 1954, al cumplir los cincuenta años. La muestra se completa con material fotográfico y con fragmentos de sus obras, que nos acercan al mundo nerudiano y a su poderosa e inextinguible relación con la naturaleza.

 

El sol apunta ya hacia lo alto y es hora de volver. Suenan en la pequeña bolsa las que hemos encontrado.

Amor al mar. Las caracolas de Neruda

Sede del Instituto Cervantes

Del 02/12/2009 al 24/01/2010

De lunes a sábado de 11 a 14 h y de 17 a 21 h. Domingos y festivos de 11 a 14 h.

Instituto Cervantes - Sala de Exposiciones
C/ Alcalá, 49. 28014 Madrid

http://www.cervantes.es

http://www.cervantes.es/FichasCultura/Ficha58965_00_1.htm

http://cvc.cervantes.es/literatura/caracolas_neruda/default.htm

No debía tener vértigo. Solo con sus cuadernos buscaba los lugares más solitarios o agrestes. Los picos más escarpados, los acantilados. Caspar David Friedrich (1774-1840), a lápiz o a plumilla, durante largos paseos por el campo o durante sus viajes, intentaba captar los paisajes de la naturaleza, que miraba con la misma mirada que hubiera podido tener el mismo día de la Creación.

 

Friedrich es el autor de El caminante sobre el mar de nubes, que con el tiempo se ha convertido en icono absoluto del Romanticismo. En su paradigma. En el cuadro un viajero permanece parado en lo alto del pico de una montaña, mirando un mar de nubes que se extiende a sus pies. Está de espaldas. Viste de negro. Adelanta una pierna y se apoya en un bastón.

 

caspar.jpg

Durante estos días podemos acercarnos a la Fundación Juan March, en Madrid, y ver la exposición Caspar David Friedrich: arte de dibujar, dedicada a su obra sobre papel. Incluye 70 obras a lápiz, gouaches y acuarelas. Son bocetos y estudios realizados al aire libre y durante sus viajes, agrupadas según los motivos más recurrentes en su obra: arquitecturas solitarias, ruinas, árboles inmensos, montañas, lagos, ríos, parajes olvidados...

 

Una vez dentro, sobre la moqueta de las acogedoras salas de la Juan March,  frente a alguno de los cuadros de Caspar David Friedrich, tal vez nos sintamos como si le diéramos la espalda al mundo, adelantando una pierna y flexionándola, sujetando con la mano un imaginario bastón.

 

Caspar David Friedrich: arte de dibujar

Fundación Juan March

Castelló, 77. 28006 Madrid. Tel. +34 91 435 42 40

www.march.es

Horario
Lunes a sábado: 11,00 a 20,00 h. Domingos y festivos: 10,00 a 14,00 h.
Visitas guiadas gratuitas
Miércoles: 11,00 a 13,30 h. y viernes: 16,30 a 19,00 h.

Visitas de colegios: en el tel. 91 435 42 40 (ext. 296). Lunes: de 11.00 a 13.30 h.

Casa de campo en el bosque, 1797

gin.jpg

Gin es fuerte, transparente y fragante. Tonic es fresco, con un punto amargo, burbujeante. Y desde que Gin se encontró con Tonic, se han convertido en inseparables.

 

Se conocieron en la India, cuando la malaria arrasaba poblaciones enteras. Para combatirla se recurrió a un remedio popular, agua con quinina. Pero resultaba una bebida muy amarga y los soldados británicos allí destinados, para equilibrar el sabor, la mezclaban con ginebra. Y desde entonces.

 

Donde más felices se encuentran, un tercio de Gin y dos tercios de Tonic, es en una copa alta de balón con abundante hielo sin poro, para mantenerlo frío hasta el final y evitar así que se agüe. Y en contra de lo que se suele hacer, nunca se debe añadir limón. Tan sólo, acaso, pasar la cáscara por el borde para aromatizar el primer trago.

 

En Madrid, en el Bristolbar, en Almirante 20, tienen hasta 75 tipos diferentes de ginebra y un lugar exlusivo para degustarlos sin prisas. El Gin Club, a la altura de Gran Vía 12 y situado en un espacio anexo al Mercado de la Reina, es otro lugar clásico y altamente recomendable.Y en Barcelona podemos mencionar el Xix Bar, lugar en que que tienen a la Reina Madre de Inglaterra como prototipo de consumidor de gintonics: longeva, alegre y moderadamente extravagante.

 

Bristolbar
Calle Almirante, 20. 28020 Madrid

http://bristolbar.es/

 

Gin Club

Gran Vía, 12. 28013 Madrid

www.mercadodelareina.es

 

Xix Bar
Carrer de Rocafort, 19. 08015 Barcelona
www.xixbar.com

foto8_nomada.jpg

Música Culta, Alta Costura, Grandes Clásicos de la Literatura... No viene mal bajarse de las incómodas mayúsculas y disfrutar de lo pequeño, de lo que tenemos más cerca.

 

Desde este viernes 2 de octubre abre sus puertas en Madrid Nómada Super Market, una edición especial de la feria de Diseño independiente más importante de la capital que desde hace ya varios años se viene celebrando trimestralmente.

 

Durante todo este fin de semana podremos acercarnos al diseño de vanguardia e independiente. En pleno centro de la ciudad, a escasos metros de la Puerta del Sol y de la Plaza Mayor, se ubica Escaparate Atocha 24, el amplio local que acogerá la feria.

 

logo_nomada.jpg

Un espacio lleno de moda, de complementos, de artículos originales y exclusivos de producción limitada y artesanal a precios asequibles. El espacio además contará con una zona central chill out. Habrá exposiciones, conciertos, djs, desfiles de moda y performances a lo largo de todo el fin de semana.

 

Porque como decía el anuncio, la vida es demasiado corta para vestir triste.

 

Nomada Super Market · Feria de diseño independiente

www.nomadamarket.com

Del 2 al 4 de octubre · Entrada Gratuita

C/Atocha, 24 (Metro Sol/Tirso de Molina) · Escaparate Atocha 24

Viernes y Sábado de 11h a 22hs / Domingo de 11h a 20hs.

Hola. Pues a mí me vas a traer unas verduras a la plancha con queso de cabra y aceite de trufa, un pollo al curry thailandés, dos sillas y otra lámpara como aquella.

 

lamucca_737168.jpgLamucca es un restaurante situado en una placita que hay en la calle del Pez, en Madrid. Cuenta con una carta variada y dinámica, así como originales y sencillos platos de tapeo. Pero además puedes comprar (casi) todo su mobiliario y decoración: los platos, las sillas, los cubiertos, las mesas...

 

Tienen una zona para la barra, otra donde sentarse a tomar algo, mesas para comer o cenar y otro apartado donde poder tomar una copa con música. Durante los meses de buen tiempo también tienen terraza.

 

Ensaladas, originales pizzas, sopas exóticas, pastas, pescados y carnes conforman una ecléctica carta que  se aviene a la perfección con el aire entre industrial y de anticuario de su decoración.

 

Y aquella mesa nos vendría que ni pintada.

 

Lamucca

Plaza de Carlos Cambronero 4, esquina con la calle del Pez.

Tel. 91 521 0000.

Todos los días de 13,30 a 16 y de 20,30 a 24 h.

www.lamucca.es

Casita-Principe-Pardo1-2009.jpgMadrid ha recobrado una joyita arquitectónica que ha permanecido sellada al público dieciocho años. Ideada por Juan de Villanueva en 1784 para el futuro rey Carlos IV y su esposa, María Luisa de Parma, la Casita del Príncipe de El Pardo, después de una escrupulosa rehabilitación, ya es visitable.

Cuenta con siete estancias y dos vestíbulos, todos ornamentados según el gusto de la época, que estaba empezando a abandonar los barroquismos y a incorporar las soluciones menos aparatosas del neoclasicismo. Pinturas de Maella, Bayeu y Vicente López cubren sus techos abovedados, y luminosos entelados y tapices alegóricos esmaltan suntuosamente sus estancias, destacando un salón tapizado con terciopelo chiné.

 

Casita-Principe-Pardo-2009-.jpgLa rehabilitación no sólo ha recuperado los elementos artísticos originales, también ha incluido la renovación de los jardines, el solado de la calzada contigua, el rescate de una fuente de cuatro caños y el nivelado de un parterre contiguo.

 

La Casita está tal y como la dejaron Carlos IV y María Luisa de Parma, tal y como ellos la disfrutaron hace más de doscientos años.

 

Casita del Príncipe
Pases en grupos de 10 personas: viernes y sábados, cada hora desde las 10.30 hasta las 13.30, más 15.30 y 16.30. Domingos y festivos, cada hora entre las 10.30 y las 13.30. Tarifas: básica, 3,40 € ; reducida: 2,50 €.
Teléfono para concertar visitas: 913 761 500.
Recogida de entradas en el Palacio Real de El Pardo y la propia Casita.

 

Post scriptum

Hay otras Casitas del Príncipe. Una en El Escorial, también conocida como Casita de Abajo, y donde también se halla la Casita del Infante o de Arriba. Y en Aranjuez, en los Jardines del Príncipe está la Casa del Labrador. Todas similares, y levantadas con la misma intención, desprenden hoy un indefinible aire de tiempo ido. Merecen una tranquila visita.

Fotos: © Patrimonio Nacional

La Casa Encendida, el centro social y cultural de la Obra Social de Caja Madrid, acoge la primera retrospectiva en España sobre la obra gráfica del artista francés Antonin Artaud.

 

13.-Antonin-Artaud.jpgPublicó Artaud sus primeros versos bajo el título Trictac del ciel en 1924. Amigo de André Breton,  llegó a asumir el cargo de Director de la Oficina de Investigaciones Surrealistas. Sus textos teóricos revolucionaron la escena del siglo XX. Abanderado del Teatro de la Crueldad fue no sólo un teórico de una nueva forma de entender el teatro. Fue actor y escribió guiones para el cine. Y fue también una suerte de viajero experimental que, en 1936 marcha a México en busca de culturas autóctonas. Llegó a convivir con los indios tarahumara, con los que tomó peyote. Experiencias que describió en su libro Un viaje al país de los tarahumara. Su relación con las drogas durante toda su vida fue intensa y dolorosa.

 

Pasa nueve años en manicomios en los que fue sometido a más de cincuenta electroshocks. Acabaron por hundirle físicamente. Sus amigos logran sacarlo de tan infernal rueda y consigue volver a escribir y dibujar. Pero su salud está seriamente deteriorada. No puede abandonar las drogas, ronda incansable la paranoia, la incomprensión y la censura no le dan un respiro y la ansiada tranquilidad no llega. En 1948 se le detecta un cáncer y ese mismo año muere de sobredosis.

 

11.-Cahier-n.jpgLos dibujos y los cuadernos de Artaud aparecen llenos de intensidad y resultan desgarradores. Una polifacética energía creadora le impulsó toda su vida. Utilizó lo que tenía a su alcance como si fueran caminos posibles hacia un arte absoluto. Descubrió otra manera de hacer poesía.

 

"Artaud"

Hasta el 7 de junio. Entrada libre.

La Casa Encendida

Ronda Valencia, 2 . 28012 Madrid. Tel. +34 902 43 03 22

www.casaencendida.com

 

-Man Ray . Antonin Artaud, 1926

Impresión de gelatina de plata pegada sobre papel, copia de época, 18 x 13 cm 

Centre Georges Pompidou, Musée National d'Art Moderne - Centre de Création Industrielle, París

-Cahier n.º 253 (1947) Autorretrato, 24 de junio de 1947

 

2  

© 2000-2008, HOLA S.A., Madrid – Miguel Ángel, 1 – 28010 – Madrid (España)