A la última y a la penúltima: Resultados de la búsqueda

Resultados etiquetados como “hoteles”

img1.jpg

El año que está a punto de caernos encima va a servir también para conmemorar el V Centenario del nacimiento en Trujillo de Francisco de Orellana (1511-1546), el descubridor del río Amazonas y uno de los mayores aventureros de la historia del reino de España.

 

Tenía sólo 16 años cuando Orellana decide embarcarse hacia los nuevos mundos. Con sus primos Francisco, Juan, Hernando y Gonzalo Pizarro participa en las conquistas de Lima, Cuzco, Puerto Viejo y Trujillo, para fundar en 1538 la ciudad de Santiago de Guayaquil.

 

Pero ha pasado a la historia por una de sus expediciones, en la que, al borde de la desesperación, lo enmarañado de las espesas selvas, los ataques de los indios, las picaduras de insectos y las mordeduras de serpientes venenosas, le llevaron a adelantarse con unos pocos hombres en dos barcazas a través de los ríos Napo y del Coca. Perseguidos por las tribus que poblaban aquellas zonas, desde los aucas y los jíbaros hasta los omaguas, y sorprendidos por unas exuberantes guerreras que disparaban flechas envenenadas -las amazonas con las que Orellana bautizaría al mayor río del mundo- llegaron exhaustos, el 26 de agosto de 1542, a su desembocadura.

 

Ahora, aquella casa de hijosdalgos aposentos, con su torre de almenada, con arco apuntado en la portada bajo los diez roeles del escudo de los Orellana, donde nació y se crió, es un hotelito encantador, lujoso y discreto. Se llama La Casa de Orellana y está situado en el barrio noble de la villa medieval de Trujillo, junto a la iglesia de Santa María la Mayor de la Asunción.


hab9.jpg

El hotel cuenta únicamente con cinco habitaciones: la de Francisco de Orellana, la Torre de Don Gonzalo -el más temerario y rebelde de los Pizarro-, la de Fray Gaspar de Carvajal -el capellán, también tripulante de la expedición, quien relató los pormenores del descubrimiento y descenso del Amazonas desde su inicio a su desembocadura en su célebre Relacción del nuevo descubrimiento del famoso río Grande de las Amazonas que descubrió por muy gran ventura el capitán Francisco de Orellana-, la de Cosme de Chaves -padrastro de Orellana-, y la de Ana de Ayala -con la que contrajo matrimonio en la sevillana iglesia de la Macarena el 24 de Noviembre de 1544-.

 

Aún se escuchan por el zaguán de entrada el eco de unas pisadas, jóvenes y apresuradas, que nos llegan directamente desde los primeros años del siglo XVI. Esto es Trujillo. Y ésta, la casa donde nació y creció Francisco de Orellana.


Buenas noches.

 

Hotel Casa de Orellana
Calle de las Palomas, 5-7. 10200 Trujillo (Cáceres).
Tel: (+34) 927 65 92 65
Mov: (+34) 696 70 02 25
Fax : (+34) 927 32 34 63
www.casadeorellana.com


Puede ser, aunque algo caro, un regalo inolvidable. Una noche en el hotel Atrio. Es el primer cinco estrellas dentro de la Ciudad Monumental de Cáceres. Y está a punto de abrir. Es cuestión de muy pocos días. El hotel ya acepta las primeras reservas para el puente de diciembre. Y, salvo imprevistos, los primeros clientes estrenarán el establecimiento la próxima semana.

 

El edificio, imaginativa y respetuosamente restaurado, es mitad palacio, mitad casa fortificada. Pero incrustado en la plaza de San Mateo desde hace siglos, participa de la incomparable belleza de esa amalgama de la arquitectura almohade, gótica, renacentista y colonial que es el Cáceres intramuros.

 

atrionoche.jpg

El signo distintivo es el lujo, tanto en el hotel -nueve habitaciones y cinco suites- como en el nuevo restaurante, que continúa entre los más selectos de España con sus dos estrellas Michelín. No en vano pertenece a la cadena Relaix&Chateaux.

 

Y los precios están, claro, en consonancia. Pasar una noche en una de las habitaciones costará entre 250 y 390 euros, aunque si preferimos una de las suites habrá que pagar entre 410 y 700 euros.

 

Con esta apertura, el restaurante Atrio se trasladará desde su actual ubicación en la avenida de España hasta la plaza de san Mateo. Esta mudanza no implicará el cierre del histórico local, que permanecerá en el mismo lugar. Eso sí, las propuestas de uno y otro serán diferentes. El del hotel seguirá la línea más innovadora y exclusiva que tantos éxitos ha reportado a sus propietarios, y el precio del menú oscilará entre los 89 y los 109 euros. Mientras, el restaurante de la avenida de España pasará a especializarse en la gastronomía más tradicional y su carta incluirá platos con un toque histórico. Comer en él será más asequible, entre 35 y 40 euros por comensal.

 

Los primeros clientes vivirán el privilegio de transitar, literalmente, por el atrio, desde la cripta lenticular de la bodega hasta la pérgola. Ya no sólo nos embelesarán las propuestas de la mesa de Jose y Toño. Ahora nos parece escuchar un nuevo latido en el  viejo corazón de la ciudad de Cáceres.

 

Hotel Atrio

http://www.restauranteatrio.com/hotel/hotel.html

Restaurante Atrio

http://www.restauranteatrio.com

Relais & Châteaux

http://www.relaischateaux.com/es

(Cuando éramos pequeños, cualquier cosa grande, rota e inservible podía terminar siendo nuestro refugio. Un frigorífico nuevo resultaba ideal. No él, sino su caja. Era enorme y solía quedar abandonada en la acera, junto a los cubos de basura. Había que darse prisa. Y buscar un buen sitio donde instalarla sin que fuera visible. Podíamos caber varios dentro. Y convenientemente desplegada podía admitir otras cajas adosadas, palos, ramas).


1CONTACTO.jpg

Hay casas habitadas y casas deshabitadas, casas encendidas y casas apagadas. Y luego están las cajas. Cajas que nosotros habitábamos entonces. Y una caja habitada que nos encontramos en Sevilla. La Caja Habitada es un pequeño hostel, ni hotel ni hostal (aunque tiene categoría de albergue), en el centro de Sevilla. Resulta ideal para jóvenes que prefieren no dilapidar su dinero en hoteles dudosamente lujosos. Queda mucha Sevilla por descubrir y por disfrutar.


Aquí podrán encontrar todas las comodidades. Y todo de una forma familiar y amigable. Además, no sólo es un alojamiento, es también un espacio de arte. Donde todos los primeros sábados de mes se muestra una nueva exposición. Editan también su propia revista. Es un lugar en el que hablar de tus artistas preferidos, leer un libro, o preguntar por las tabernas con más sabor de Sevilla.

 

Dispone de zonas comunes, una terraza, un patio, una cocina, un salón comedor, una biblioteca, wi-fi y acceso a internet gratuito, aparcamiento de bici a un minuto, mapas gratis de la ciudad, tabernas, restaurantes y bares a la vuelta de la esquina, una guía con una ruta de tascas de la zona, proyecciones de vídeo, exposiciones, danza contemporánea, música en vivo... Un lugar donde estar y desde el que descubrir una de las mejores ciudades del mundo. Porque no todo es cuestión de dinero.


2PRES_00.jpg

(Incluso cuando éramos aún más pequeños, aunque no lo recordemos, nos hacía más ilusión que el propio juguete o regalo, la caja (mamá, ¿no habrás tirado la caja?), sobre todo si era grande y aparatosa, mucho más entretenida que el trasto que nos habían traído).

 

LA CAJA HABITADA

Calle Crédito, 20
41002 - Alameda de Hércules - Sevilla
tel: 954 90 24 45 / 610 87 99 37
http://www.lacajahabitada.es/

Dejarlo todo, largarse, buscar un buen lugar, inaccesible y perdido, y dedicarse a pastorear unas cabras. En el bolsillo de la zamarra, una navaja y una edición bilingüe de las Geórgicas de Virgilio. La verdad es que estoy exagerando. (Aunque bien pensado...)

 

Pero no. No es necesario tomar una decisión tan radical y absurda. Algunos alojamientos rurales ofrecen actividades y experiencias turísticas cada vez más diferentes. En uno de ellos nos podemos convertir en pastor de cabras por un día.

 

ramatcabres1.jpg

La Fornal dels Ferrers es un estupendo hotelito rural de apenas cuatro habitaciones. Pero qué habitaciones: camas de matrimonio de látex con cinco puntos de confort y baños completos con bañera y cabina de ducha. Ah, y un surtido de amenities Relais du Silence. Todo en una antigua herrería de pueblo ampurdanesa del siglo diecinueve. Tienen además un espacio jacuzzi privado, una alberca-piscina y una cafetería con una gran chimenea. Y su restaurante La Fornal es absolutamente recomendable. Cómodo, coqueto y cálido. Con una sabrosa carta de exquisitos entrantes y elaborados platos principales.

 

Pero a lo que vamos. Se nos ofrece también desde este hotel rural ubicado en el pueblecito de Terrades del Alt Empordà, que no llega a los doscientos habitantes y que está a apenas 11 kilómetros de Figueres, la posibilidad de pastorear un rebaño de cabras. Tan solo tenemos que acercarnos al cercano pueblecito de Cistella.

 

A la caída de la tarde, cuando se pone el sol, es cuando sale el rebaño. Y en compañía Marta, cabrera de Cistella (y licenciada en Bellas Artes, aunque lo más importante es lo primero), iniciamos la andadura con más de un centenar de cabras. Las llevamos a pacer durante casi dos horas, bajo los nítidos cielos del Alt Empordà, con Greta, su perra pastora, como insustituible directora de operaciones. El pastoreo acaba con la vuelta a la masía, un resopón de pan y el picoteo de quesos elaborados con la leche de estas mismas cabras.

 

Queda entonces el silencio de la noche deliciosamente perturbado por los ruidos del campo y por la charla que se alarga en torno a la enorme mesa de madera, adelgazándose a medida que avanzan las horas. Es tarde. Nos vamos ya. En una esquina de la mesa dejamos olvidado el ejemplar de las Geórgicas.

 

LA FORNAL DELS FERRERS

Restaurante y Hotel (4 habitaciones tematizadas + spa privado)

Major, 31. 17731 Terrades (Alt Empordà, Girona)

Tel. +34 972 56 90 95

Web: http://www.lafornal.com
Crianza-de-botellas-en-el-m.jpg

Sumergidas, junto a un banco de ostras, sin apenas luz, suspendidas y a merced de las corrientes marinas, balanceándose lentamente. Así han estado entre dos y seis meses las botellas de vino de Rioja Alavesa que Bodegas Vallobera sacará al mercado, con el nombre de Terran Perla 2007 de Vallobera en breve.

 

En una rompedora propuesta decidieron elaborar un Rioja Alavesa como si de una ostra se tratase. En las idóneas aguas de San Carlos de la Rápita y a 5,5 metros de profundidad han estado sumergidas las botellas entre 60 y 176 días.

 

En el mar, a las botellas no les llega prácticamente luz, evitándose así oxidaciones, la humedad es constante y en estas aguas aumenta muy lentamente la temperatura hasta llegar a los 22 grados. Además, el leve balanceo de las botellas al estar suspendidas y expuestas a corrientes puede producir resultados diferentes a los de la estática crianza en bodega.

 

El Hotel Villa de Laguardia  acogió hace escasos días una cata de expertos que descubrieron sus peculiares características aportadas por el medio marino. Con las diferentes notas de catas tomadas por los asistentes se pretende establecer el tiempo idóneo que las botellas deben permanecer bajo el mar, durante su insólita crianza submarina.

 

www.vallobera.com

www.hotelvilladelaguardia.com

La Casa Azul es azul. Tiene la fachada pintada de azul. De un azul intenso.

La Casa Azul es un hotel. Y en la recepción hay una vinoteca. Aunque también es una tienda donde muestran y venden las exclusivas publicaciones de la editorial de Franco Maria Ricci.
En La Casa Azul el lujo no está reñido con la estética.

La Casa Azul está en Valencia. Junto al Mercat Central y La Lonja de Mercaderes de La Seda. Como si se escondiera en su mismo centro.

 

casaazul-copia.jpgLa Casa Azul tiene sólo tres habitaciones. Una tan barroca como la vida y los gustos de los Borgia. Otra la ocupa La Luna de Valencia, que cuelga de la barra de las cortinas. Y la última recrea La Ruta de la Seda. Desde la azotea, de aire andalusí, se ve la ciudad desperezarse y bullir.


Alojarse en La Casa Azul es como alojarse dentro de un libro de cuentos. Dentro de una de sus mágicas y minuciosas ilustraciones.

 

La Casa Azul
Palafox 7. Valencia 46001.

Teléfono: +34 963 51 11 00.

www.lacasaazulvinosandrooms.com

Levantarse ni muy pronto ni muy tarde. Desayunar con tiempo. Empezar el día con cierta parsimonia y calculada pereza. Desde la terraza de la cafetería, contemplar la "tempestad petrificada" de los monolitos basálticos que coronan el municipio de Tejeda, justo en el centro de la isla de Gran Canaria. No. No parece mal plan.

 

cruztejeda.jpgEl Parador Nacional de Cruz de Tejeda, tras casi 26 años de abandono y después de una profunda reforma se convierte en el número 93 de la Red de Paradores. Y en el quinto de las Islas Canarias. La antigua Hostería es una construcción típica canaria y se halla a 1560 metros de altitud y a 35 km. de Las Palmas de Gran Canaria. Las vistas son impresionantes. Barrancos y acantilados se asoman al océano. Desde la terraza del Parador se domina la silueta del roque Nublo (con más de 1.700 m. de altura), y de los roques Fraile y Bentayga. Las cumbres coronan la gran depresión de Tejeda, surgida de una inmensa caldera de hundimiento, labrada por las aguas e inundada por volcanes.
 

Parque-Rural-del-Nublo.jpgEl Parador dispone de 43 habitaciones. Y en el restaurante nos sorprende la gastronomía canaria: baifo (cabrito), potaje de berros, conejo en salmorejo, papas arrugás, mojos... También cuenta con un spa con piscina que se alarga hasta adentrarse en el bosque de pinos cercano.
No hacen falta excusas para volver a las islas Canarias. Pero ésta es nueva.

Parador Nacional de Cruz de Tejeda
Cruz de Tejeda. Las Palmas.
Tel. +34 928 01 25 00
www.parador.es
E-mail:
cruztejeda@parador.es

1

© 2000-2008, HOLA S.A., Madrid – Miguel Ángel, 1 – 28010 – Madrid (España)