A la última y a la penúltima: Resultados de la búsqueda

Resultados etiquetados como “extremadura”

img1.jpg

El año que está a punto de caernos encima va a servir también para conmemorar el V Centenario del nacimiento en Trujillo de Francisco de Orellana (1511-1546), el descubridor del río Amazonas y uno de los mayores aventureros de la historia del reino de España.

 

Tenía sólo 16 años cuando Orellana decide embarcarse hacia los nuevos mundos. Con sus primos Francisco, Juan, Hernando y Gonzalo Pizarro participa en las conquistas de Lima, Cuzco, Puerto Viejo y Trujillo, para fundar en 1538 la ciudad de Santiago de Guayaquil.

 

Pero ha pasado a la historia por una de sus expediciones, en la que, al borde de la desesperación, lo enmarañado de las espesas selvas, los ataques de los indios, las picaduras de insectos y las mordeduras de serpientes venenosas, le llevaron a adelantarse con unos pocos hombres en dos barcazas a través de los ríos Napo y del Coca. Perseguidos por las tribus que poblaban aquellas zonas, desde los aucas y los jíbaros hasta los omaguas, y sorprendidos por unas exuberantes guerreras que disparaban flechas envenenadas -las amazonas con las que Orellana bautizaría al mayor río del mundo- llegaron exhaustos, el 26 de agosto de 1542, a su desembocadura.

 

Ahora, aquella casa de hijosdalgos aposentos, con su torre de almenada, con arco apuntado en la portada bajo los diez roeles del escudo de los Orellana, donde nació y se crió, es un hotelito encantador, lujoso y discreto. Se llama La Casa de Orellana y está situado en el barrio noble de la villa medieval de Trujillo, junto a la iglesia de Santa María la Mayor de la Asunción.


hab9.jpg

El hotel cuenta únicamente con cinco habitaciones: la de Francisco de Orellana, la Torre de Don Gonzalo -el más temerario y rebelde de los Pizarro-, la de Fray Gaspar de Carvajal -el capellán, también tripulante de la expedición, quien relató los pormenores del descubrimiento y descenso del Amazonas desde su inicio a su desembocadura en su célebre Relacción del nuevo descubrimiento del famoso río Grande de las Amazonas que descubrió por muy gran ventura el capitán Francisco de Orellana-, la de Cosme de Chaves -padrastro de Orellana-, y la de Ana de Ayala -con la que contrajo matrimonio en la sevillana iglesia de la Macarena el 24 de Noviembre de 1544-.

 

Aún se escuchan por el zaguán de entrada el eco de unas pisadas, jóvenes y apresuradas, que nos llegan directamente desde los primeros años del siglo XVI. Esto es Trujillo. Y ésta, la casa donde nació y creció Francisco de Orellana.


Buenas noches.

 

Hotel Casa de Orellana
Calle de las Palomas, 5-7. 10200 Trujillo (Cáceres).
Tel: (+34) 927 65 92 65
Mov: (+34) 696 70 02 25
Fax : (+34) 927 32 34 63
www.casadeorellana.com


El punto primero de la Declaración de la Luz de las Estrellas establece "el derecho a un cielo nocturno no contaminado que permita disfrutar de la contemplación del firmamento, debe considerarse como un derecho inalienable de la Humanidad, equiparable al resto de los derechos ambientales, sociales y culturales. La progresiva degradación del cielo nocturno ha de ser considerada como un riesgo inminente que conlleva la pérdida de un recurso fundamental".

 

sxc.huPaolo-Gadler.jpg

Vamos, que cada vez es más complicado disfrutar de una noche estrellada. Algo tan natural. Algo tan simple. Pero nos hemos empeñado en contaminarlo todo. De deshechos, de ruido, de humo...hasta de luz.

 

Pero afortunadamente aún quedan lugares para una tranquila contemplación. El Parque Nacional de Monfragüe, en la provincia de Cáceres, aspira a convertirse en Reserva Starlight, un sello de calidad turística del que gozan sólo cinco lugares en el mundo y que distingue a aquellos espacios que permiten disfrutar de un cielo nocturno no contaminado y de la luz de las estrellas.

 

Se trata de una iniciativa de la Fundación Starlight, apoyada por la Unesco y la Organización Mundial del Turismo (OMT), que pretende recuperar la noche para la ciencia y el turismo, y que fija unos requisitos muy exigentes a los socios de este selecto club. Sólo cinco lugares del mundo gozan de esta etiqueta -en España únicamente la isla canaria de La Palma- y otros cuatro más, entre ellos Monfragüe, han iniciado el proceso para optar a ella.

 

El silencio de la noche en la dehesa, los grillos, un lejano rumor y la amortiguada respiración de cada árbol nos invitan a levantar la cabeza y observar arriba, perplejos, el prodigioso mapa del cielo, tachonado con la luz de las estrellas y las constelaciones.

 

Más información
Fundación Starlight
Parque Nacional Monfragüe


Foto: © Paolo Gadler/sxc.hu

IMG2.jpg

La mirada ajena es, a menudo, la que mejor ve. Viene un extranjero, nos mira, y no entiende nada. Pero desde esa perplejidad, detecta cosas que a nosotros se nos escapan.

 

Tal vez por eso, la Fundación Ortega Muñoz, radicada en Badajoz, ha puesto en marcha una iniciativa que consiste en invitar a escritores totalmente ajenos a la realidad extremeña a visitar este prodigioso rincón.

 

El escritor húngaro László Krasznahorkai ha sido el primero. Y después de su viaje por Extremadura nos ha dejado un intenso relato El último lobo, primer libro de la colección Territorios Escritos. La naturaleza, la relación tan estrecha de la gente con la naturaleza, es lo que más sorprendió al escritor. "Una relación que tal como la vi aquí, creí que estaba perdida".

 

El hilo conductor de su viaje, de la mano de un guarda forestal, le llevó por la Sierra de San Pedro, donde termina la provincia de Cáceres, en los últimos recodos donde dieron muerte a los últimos lobos. No hace tantos años. El relato se tensa al rememorarlo, en unos tiempos que aún se debaten entre la aniquilación de animales salvajes considerados dañinos o su protección. Aunque para ellos, ya es tarde.

 

Se estaba poniendo el sol, y al hablar del último lobo, mirando fijamente hacia delante mientras conducía el jeep, comentó el guarda forestal en voz baja: "El amor de los animales es el único amor que el hombre puede cultivar sin cosechar desengaño".
3-copia.jpg

Estuches para guardar ungüentos, bálsamos y perfumes, colgantes, amuletos, pequeñas piezas de joyería, platos, jarras, diversos recipientes de mesa y de cocina, fragmentos de un vidrio de ventana...

El Museo Arqueológico Provincial de Badajoz presenta la exposición "La fragilidad en el tiempo. El vidrio en la antigüedad". Una oportunidad única para contemplar reunidas unas piezas que han sobrevivido, casi milagrosamente, el paso del tiempo. Son más de 150 y proceden de los fondos de varios museos catalanes de arqueología. Abarcan desde el siglo VII a.C. hasta el siglo VII d.C.

1-copia.jpg

Todas las piezas, hasta las más humildes, sorprenden por su rara e intemporal belleza. Algunas son puro lujo, otras simples recipientes para la vida cotidiana. Resulta también insólito su buen estado de conservación. Indemnes o cuidadosamente reconstruidas. Pueden haberse roto con el paso de los siglos, pero han demostrado que no son tan frágiles como parecían. Aquí las tenemos.

 

La fragilidad en el tiempo. El vidrio en la antigüedad

Museo Arqueológico Provincial de Badajoz

Plaza José Álvarez y Sáez de Buruaga s/n. 06071 Badajoz. Tel 924 00 19 08.

Hasta el 1 de noviembre. Domingos tarde cerrado.

NV_medellin-2.jpg

Durante años en la ladera se plantaron garbanzos. Al otro lado del cerro venía majestuoso el Guadiana en un suave meandro. En lo alto, el castillo vigilaba y controlaba el paso del puente de la antigua vía que unía Mérida con Córdoba. Y pasaba el tiempo.

El cónsul Quinto Cecilio Metelo, enviado por Roma a sofocar las revueltas sertorianas, instaló su campamento en el año 79 a.C. en lo que hoy es la localidad pacense de Medellín, dando origen de este modo a un importante núcleo y colonia romana. Así nació la villa. Bajo el castillo, tras el puente y a orilla del río. Y pasaba el tiempo.

En la ladera del monte, al cobijo de los farallones de la fortaleza, asomaban restos y piedras. Se hablaba de antiguos pobladores, de incluso un teatro de la época de los romanos. Y se seguía cultivando y pastoreando.

Hace un año se empezó a excavar en serio y con medios. Y hace tan sólo unos meses se ha logrado poner al descubierto un teatro romano de unas dimensiones similares al de Mérida. Es unas cuatro décadas más antiguo, de la época Augustea, fue construido, por tanto, durante la república. Antes del verano salió a la luz, casi intacto, parte de su graderío, sus primeras filas. De hecho, ya están visibles la primera y segunda gradas, y se tienen localizadas hasta la octava en algunos puntos. Así como cinco puertas de salida.

P2C_medellin1.jpg

Gracias al poblamiento almohade, que ocupó y aprovechó el espacio del teatro, y al posterior derrumbe de la ladera del castillo, que lo cubrió durante siglos, podemos hoy recuperar todo un teatro romano.

El viejo teatro nos está empezando a mostrar los restos de lo que fue una rica ornamentación: basas, fustes, capiteles, arquitrabes que decoraban el frente escénico... Enormes esculturas, togados, cabezas, restos de figuras... Y las enormes gradas corridas sobre las que el público reía o lloraba, o gritaba, o atento seguía las peripecias de la obra, el discurso del prócer, los movimientos de las bailarinas... bajo el cielo tan limpio de Medellín.

www.medellin.es

Fotos: Jesús Cortijo

152679 BW.jpg ...volando vengo
La mayor colonia del mundo de buitres negros (hasta 250 parejas), algunas de las escasas águilas imperiales ibéricas que nos quedan, cigüeñas negras, buitres leonados, alimoches, águilas reales, halcones peregrinos, búhos reales, chovas pelirrojas, águilas culebreras, águilas calzadas, azores, gavilanes, milanos reales, elanios azules, cormoranes, garzas reales, ánades reales, gaviotas reidoras... Los alcornocales y encinares del Parque Nacional de Monfragüe acogerán también, del 27 de febrero al 1 de marzo, la cuarta edición de la Feria Internacional de Turismo Ornitológico-Extremadura Birdwatching Fair.
Tal concentración de aves y la gran facilidad para poder lograr avistamientos han convertido a Monfragüe en una de las mecas mundiales del birdwatching. A la Feria acudirán ornitólogos y naturalistas, así como representantes del mundo empresarial y de las instituciones implicadas, tanto en el medio ambiente, como en el turismo.
La FIO se ha convertido en pocos años en uno de los más grandes acontecimientos europeos del sector. Y persigue, sin más, dar valor y aumentar el turismo sostenible y respetuoso con el medio ambiente. No sólo es posible, sino altamente disfrutable.

130308.jpg Acérquense a Monfragüe este fin de mes, déjense el móvil en casa, pierdánse con unos prismáticos y compruébenlo.

Además, la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Extremadura convoca la IV Edición del Concurso Fotográfico de Naturaleza con motivo de la Feria.


Feria Internacional de Turismo Ornitológico.
Extremadura Birdwatching Fair
Villarreal de San Carlos. Monfragüe. Cáceres.
Del 27 de febrero al 1 de marzo del 2009.
www.fioextremadura.es

1

© 2000-2008, HOLA S.A., Madrid – Miguel Ángel, 1 – 28010 – Madrid (España)